Te extraño

Extraño tenerte a mi lado cada día al despertar y ser la primera persona con la que te enojabas y le dijeras “basta pelotudo, salí de acá”. Solo queda traer de mi memoria el recuerdo de llevarte y acompañarte a la entrada del colegio, y retener cada vez que te iba a buscar al mediodía y cocinábamos juntos para después compartir juegos, dibujos, o mirar videos en youtube. Que papá te dejara tirar todo el tupper de juguetes en el comedor era lo más divertido de la tarde.

Hoy, luchar en tu ausencia se ha vuelto cada vez más difícil. No puedo siquiera acercarme, ni darte un beso, como el que te daba mientras dormías al llegar de trabajar por las noches. No me dejan por un segundo escuchar tu voz o saber cómo estás. Ya pasaron casi tres meses desde la última mañana en que te vi y no recibí nunca nada.

Que nos distanciarán ha sido el castigo más grande que tenido en mi vida, genero un vacío infinito dentro de mí. No tuvieron un segundo de reparo en el momento que lo hicieron y aún más en la fecha, la de tu cumpleaños. Sin siquiera una justificación real, solo una mentira vana de tener miedo, es lo que da lugar a que nos mantengan distanciados.

Quizás hoy no entiendas lo que escribo, pero seguramente en un futuro sí, y ojala sepas perdonar y no tener odio a quienes nos hicieron esto. Por ahora, no nos queda más que extrañarnos y recordar todos los momentos buenos que compartimos juntos jugando o bailando en casa, viajando, cocinando, haciendo deberes o malcriando a cometa (que dudo que aún la sigan cuidando).

No lo se, pero te pido perdón si fui un mal padre y no te supe cuidar. Espero que pronto nos volvamos a encontrar.

Te extraño y te quiero mucho Lu.

Papá.

Lucia