Milagros

No, los milagros no existen. Pero sí existe Milagros. Una historia de muchos años atrás. ¿Y por qué la traigo de mis recuerdos? La vida es una tela de araña, todo se conecta en algún punto.

Mi primer asalto, mi primer lento. Toda la casa a oscuras, solo 4 focos de colores, como si estuvieran pintados con acuarelas, que prendían y apagaban, ni siquiera siguiendo el ritmo de la música. Nos turnabamos para jugar con el tablero. De fondo Marcela Morelo y “Esperar por ti”. No importaban las pisadas o si el resto alrededor se reía cuando bailabas.

Como suele ocurrir, bailamos y nos terminamos enamorando, aunque ni nos conociamos. Poco duro, era un amor de adolescentes. Pero hay una frase que me quedo grabada para siempre de una de nuestras salidas en una noche de verano: “Vas a ser un gran papá”.

Siento decirte que te defraude, que me defraude a mi mismo, que no fui el mejor padre. Tampoco debo haber sido el peor, pero no lo sé. Juro que hice lo que pude y que seguiré dando todo.

A lo mejor, pueda demostrar que no todo es lo que se dice o se ha dicho, que atrás hay alguien más. Se, y afirmo, que la historia es otra y si se conoce, quizás me vuelva un mejor papá. Ahora solo pienso en que la quiero recuperar y eso me va a costar tiempo, esfuerzo y vida para poder ganar.

Existe la verdad… y La Verdad.

¿Y si el camino a la verdad se abriera en algún punto generando dos bifurcaciones: la verdad invariante y la verdad relativista aparente?. Cualquier tercero, ajeno a la realidad, en su modo “man in the middle”, podría crear una verdad relativista aparente.

¿Cuáles serían los motivos?. Cada quien sabrá.

La verdad. Y la verdad.

Could i love you any more

Su música representó la euforía del inicio, la alegría durante el nacimiento de mi hija, pero también el dolor del cierre de una historia más.
Un mismo autor, una misma temática, pero distintos actores interpretando la vida durante cada etapa.
Quizás mañana vuelva a cobrar sentido nuevamente.

3.355.443,2

Un simple número. Quizás una constante o tal vez un valor dinámico con tendencia a crecer sobre el eje de las ordenadas. No sé si será exacto, pero seguro es aproximado.

No esta compuesto por solo un elemento. Se divide en fragmentos, consecutivos o no, identificados cada uno por una clave única, que unidos forman un todo. Cada elemento no es de solo un tipo, los hay de los más variados formatos.

Es tangible, visible, real. Intentar imprimirlo sería una locura, pero transportarlo es muy fácil. En algún instante, en papel quedará plasmado, después de todo un número no ocupa más de una simple línea.

Los curiosos se indagarán si es Pi, Planck, una clave o un número de celular, si es que ellos lo tienen y no lo saben, o si ese número está en otro lugar. Afirmaría que es una medida que resguarda una cantidad, pero jamás su resultado final. Para llegar a ello, hay que saber comprimirlo.

3.355.443,2 = 1,6

Te extraño

Extraño tenerte a mi lado cada día al despertar y ser la primera persona con la que te enojabas y le dijeras “basta pelotudo, salí de acá”. Solo queda traer de mi memoria el recuerdo de llevarte y acompañarte a la entrada del colegio, y retener cada vez que te iba a buscar al mediodía y cocinábamos juntos para después compartir juegos, dibujos, o mirar videos en youtube. Que papá te dejara tirar todo el tupper de juguetes en el comedor era lo más divertido de la tarde.

Hoy, luchar en tu ausencia se ha vuelto cada vez más difícil. No puedo siquiera acercarme, ni darte un beso, como el que te daba mientras dormías al llegar de trabajar por las noches. No me dejan por un segundo escuchar tu voz o saber cómo estás. Ya pasaron casi tres meses desde la última mañana en que te vi y no recibí nunca nada.

Que nos distanciarán ha sido el castigo más grande que tenido en mi vida, genero un vacío infinito dentro de mí. No tuvieron un segundo de reparo en el momento que lo hicieron y aún más en la fecha, la de tu cumpleaños. Sin siquiera una justificación real, solo una mentira vana de tener miedo, es lo que da lugar a que nos mantengan distanciados.

Quizás hoy no entiendas lo que escribo, pero seguramente en un futuro sí, y ojala sepas perdonar y no tener odio a quienes nos hicieron esto. Por ahora, no nos queda más que extrañarnos y recordar todos los momentos buenos que compartimos juntos jugando o bailando en casa, viajando, cocinando, haciendo deberes o malcriando a cometa (que dudo que aún la sigan cuidando).

No lo se, pero te pido perdón si fui un mal padre y no te supe cuidar. Espero que pronto nos volvamos a encontrar.

Te extraño y te quiero mucho Lu.

Papá.

Lucia

Papá siempre borraba los chats

Hola chancho. Este será un tema difícil de explicarte con solo 7 años. Pero, qué es la información? Quizás un conjunto ordenado de datos (como la fila antes de entrar al salon de clases). Y, que son los datos? Son las palabras, las fotos, los emojis, los dibujos, los mapas, los comentarios que dejamos en algún video de youtube usando el micrófono, todo lo que nos ayuda a expresarnos en la vida.

La información nunca se pierde, siempre queda guardada en algún lugar. Quizás se transforme, cambie la forma en la que se presenta el dato, pero siempre está, no desaparece.

Siempre vas a escuchar que papá era un borrador compulsivo de chats. Pero no era así. Papá les daba un empujón a todos esos datos, para que como una mariposa, se transformaran en algo más. Y hoy, que los necesita, están ahi, listos como superhéroes para volver a brillar.

Igualmente, habrá que esperar para verlos en acción, los tiempos no son los que papá quisiera y aún falta para poderlos presentar. Solo te pido, que por ahora, aguantemos un poco más.

Confía en mí, papá no borraba los chats.

Te deja besos y te extraña cada día,

Papá.

Lucia

Así pasan mis días

Vuelven las mañanas de sol y calor, aunque el invierno se refugie dentro de mí. Me pongo el disfraz de lo que creen que soy y salgo a enfrentar la vida. Si tengo algo de suerte, hoy en el colectivo, tren o subte me tocará ver algún número musical que me haga el viaje más ameno.

Llego a la oficina donde seguramente me están esperando con algún que otro problema, más de los que uno mismo ya tiene, caras largas y reprochadores compulsivos que disfrutan de tener algo de que quejarse. Son muchas horas pensando en agarrar la mochila, como tantas otras veces, viajar y seguir disfrutando el lado simple de la vida juntos. Quisiera evitar el estres y no preocuparme por lo que los demás cuenten de mí, sin saber siquiera la verdad, ya que se han tomado el atrevimiento de alterarla.

Después de muchas horas, simulando en mi cabeza todas las situaciones posibles para evadirme de una realidad que nada me deja más que dinero, vuelvo a entrar en mi cuerpo para volver a casa, donde por el momento, lejos de ti, ya no me esperan más mañanas de sol.
Te quiere y te extraña,

Papá.


Lucia